10 alimentos probióticos naturales

El secreto de los probióticos

El uso de los probióticos no es algo nuevo, aunque esté ahora más de moda que nunca, nuestros antepasados sabían de su existencia y su efectividad; lo que ha sido comprobado en la actualidad con diferentes estudios. Los probióticos son microorganismos vivos que contienen unas bacterias beneficiosas para la vida. Estas bacterias ayudan al desarrollo del inmunitario y al sistema digestivo, principalmente.

Estas bacterias están presentes o se añaden a gran cantidad de alimentos, principalmente aunque no exclusivamente, suelen ser alimentos fermentados donde se desarrollan estas bacterias con mayor facilidad.

Cuando nos referimos a los probióticos naturales hacemos referencia a aquellos microorganismos vivos saludables que podemos encontrar en la alimentación natural y que una vez ingeridos producen diferentes efectos fisiológicos en el tiempo que permanecen en el tracto intestinal.

 

¿Cómo actúan los probióticos?

Estos microorganismos vivos cuando entran en nuestro tracto digestivo empiezan a multiplicarse y atacan a los gérmenes patógenos que hay dentro de nuestro organismo forzándolos a abandonarlo, evitando así posibles enfermedades. Al crecer, se van adhiriendo en la mucosa intestinal, evitando así que otras bacterias malignas puedan implantarse y ejercer sus funciones negativas.

Los probióticos cumplen tres funciones principales cuando actúan en nuestro organismo. En primer lugar tratan de crear un ambiente en el que no se desarrollen bacterias malignas que puedan poner en riesgo la salud de nuestro organismo. También ayudan a modular el efecto inmunológico y mejoran la barrera inmunológica que evita que los gérmenes patógenos se introduzcan en el organismo.

Estos microorganismos nos aportan gran cantidad de nutrientes, además, como gran parte del funcionamiento del sistema inmunológico se encuentra en el tracto intestinal nos beneficia no solamente a nivel digestivo, sino también en la salud general de nuestro cuerpo.

Para considerar que un alimento tiene una función probiótica deberá cumplir los siguientes requisitos:

  • Deben ser inocuos para el organismo y aportar beneficios para la salud.
  • Mejorar la salud y ayudar a evitar contraer enfermedades.
  • Ayudar a asimilar las vitaminas y minerales.
  • Fortalecer y equilibrar las funciones microbioticas haciendo que las defensas naturales se estimulen. Y tratar de no favorecer la aparición de bacterias malignas.

 

¿Porqué tomar probióticos?

Como hemos mencionado anteriormente los probióticos se encargan de mejorar nuestro estado de salud general, esto ya sería motivo suficiente para iniciarnos en su consumo de forma habitual; pero dicho así parece algo muy general. Vamos a entrar en la profundidad de los beneficios de los probioticos.

En primer lugar los probióticos consiguen el equilibrio interno del organismo y mejoran el funcionamiento de las acciones de éste. Potencian el sistema inmunitario y además consiguen un equilibrio de la flora intestinal y consigue mejorarla tras haber sufrido un ataque como por ejemplo por haber estado tomando medicamentos, como antibióticos o medicamentos que pueden dañar la flora intestinal.

Además mejora la absorción de calcio, mantiene la flora vaginal en las mujeres, mejora el nivel de defensas en el sistema inmunológico, previene la aparición de caries dental, y colabora en la síntesis de las vitaminas del grupo B.

Además previenen el cáncer de colon, reducen el colesterol, disminuyen la incidencia de alergias, estimulan tus defensas, ayudan a la absorción de vitaminas y minerales, y en las mujeres previenen las infecciones vaginales.

 

¿Cuál es la mejor forma de tomarlos?

La mejor manera de consumirlos es en ayunas, por la mañana con el estómago vacío ya que durante ese tiempo el PH es prácticamente neutro y los jugos gástricos no destruirán lo que estamos consumiendo.
Si consumes los probióticos en pastillas deberás tomarlos con líquido y esperar que transcurran 15 minutos al menos, antes de ingerir cualquier otro alimento.

Si por el contrario, consumes probióticos naturales, directamente procedentes de los alimentos, es aconsejable que algunos los consumas en ayunas por la mañana y otros a lo largo del día formando parte de tu alimentación natural.

A continuación te decimos cuáles son los mejores alimentos con propiedades probióticas, para que empieces a consumirlos y a obtener todos sus beneficios en tu salud.

 

Los mejores alimentos probióticos

Kéfir: Este producto lácteo es rico en minerales como el calcio, fósforo, sodio y magnesio. Además es rico en vitaminas del grupo B, vitamina K, A y E. Además contiene aminoácidos y menos carbohidratos que el yogur. Lee aquí más información para preparar kefir de agua y kefir de leche.

Yogur: Es una combinación perfecta de fermentos al igual que el kéfir, ya que contiene lactobacillus y bífidus activos.  Si te encanta el yogur puedes probar hacer esta dieta, la dieta del yogur.

Chocolate negro: Contiene cuatro veces más probióticos que los lácteos que ingerimos diariamente. Aunque para ello debe ser puro, y de la mayor pureza posible el cacao. Debemos consumirlo con moderación.

Sopa de Miso: Esta sopa de la gastronomía japonesa, no debe hervir para que no pierda los microorganismos vivos. Es una pasta salada de soja fermentada que además es nutricionalmente muy interesante, pues nos aporta gran cantidad de nutrientes necesarios para el organismo. Actúa como regulador digestivo y tiene gran cantidad de lactobacillus y bífidus activos. Si quieres saber más sobre productos sanos de la cocina japonesa, haz click aquí.

Chucrut: Este guiso de col fermentada es una rica fuente de microorganismos vivos. Existe la versión de col junto con otras verduras como remolacha o zanahoria,que también nos aportan los mismos beneficios. Además es rica en vitaminas B, A, E y C.

Pan casero elaborado con masa madre y la levadura de cerveza: El fermento de la levadura con la que elaboramos la masa madre permite el desarrollo de estos miscroorganismos vivos. La levadura de cerveza es rica en vitaminas del grupo B, además de en selenio, potasio, hierro, magnesio y zinc. Si quieres más información sobre la levadura de cerveza haz click aquí.

• Quesos blandos: El fermento de estos quesos blandos hace que sean ricos en estos microorganismos.

Pepinillos: Siempre los encurtidos cuentan con estos microorganismos vivos, pero en los pepinillos encontramos mayor concentración.

Té Kombucha: Este té fermentado y su alta concentración de organismos vivos lo hacen ideal para una plena salud digestiva aunque no está recomendado en casos con problemas de cándida.

Kimchi: Es un plato coreano a base de col en vinagre fermentada, de sabor picante y agrio. Tiene múltiples bacterias beneficiosas, además de ser rica en betacarotenos, calcio, hierro, y vitaminas A,C,B1 y B2.

Tempeh: Es el sustituto de la carne junto con el tofu para los vegetarianos y veganos. Es un grano de cereal de soja fermentado con altas cantidades de vitamina B12 y bajo en sodio, lo que la hace ideal para una dieta baja en sal.

Microalgas: Podemos encontrar diferentes tipos como la espirulina, algas azules, chorella, etc, tienen gran cantidad de lactobacillus y bífidubacterias para el sistema digestivo además de ser energizantes.

Apuesta por una nutrición natural, cargada de vitaminas, minerales y probióticos para garantizar una salud de hierro

 

SUSCRÍBETE
Contenido único en tu email y ¡Consigue ahora este ebook gratuito!

ebook recetas para adelgazar

Sólo por suscribirte te regalamos este ebook en formato pdf con 10 Recetas para adelgazar y quemar más grasa.

Además ofrecemos a nuestros suscriptores contenido saludable de forma privilegiada totalmente gratuito.

100% LIBRE DE SPAM

Valoración: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 votos, Promedio: 4,00 de 5)
Cargando…
loading...

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *