Dieta Cambridge

Dieta Cambridge ¿la conoces?

La dieta Cambridge surgió en los años 70 de la mano del Doctor Alan Howard, de la Universidad de Cambridge,de ahí el nombre de la misma, y desde entonces, millones de personas la han probado y sigue siendo una de las dietas más seguidas del mundo por sus éxitos..

Si estás buscando un método rápido para recuperar tu figura o alcanzar tu peso ideal, no hay duda de que la dieta Cambridge es la tuya. Consisite en comer o, mejor dicho, beber batidos, sopas, purés y papillas, elaborados a partir de los productos oficiales de la dieta Cambridge que nos aportan pocas calorías y nutrientes de alto valor biológico.
La dieta se divide en 6 fases diferentes para que vayas pasando de una a otra según el objetivo de peso que te hayas marcado.

Lo ideal para llevarla a cabo es consultar con un experto en la dieta Cambridge para que te ayude a decidir cuales son los objetivos que se ajustan de mejor manera  a tus necesidades, en función del peso que necesites perder.

 

¿Cómo funciona la dieta?

Las 6 fases distintas de esta dieta oscilan entre las 440 kilocalorías hasta las 1.500 kilocalorías al día, empezando por unas fases estrictas en las que adaptaremos al organismo al consumo de una menor cantidad de calorías de lo que está acostumbrado, y aunque pueden resultar duras; conseguiremos una pérdida de peso rápida y efectiva; ya que iremos aumentando progresivamente el aporte calórico para que el organismo no detecte una subida repentina y comience a almacenar esas calorías sobrantes en forma de grasa en el organismo.

Las fases más duras son aquéllas en las que tan sólo te alimentas a partir de los productos oficiales de la dieta Cambridge, mientras que hay otras etapas que incluyen comidas normales aunque éstas deben ser bajas en calorías. Lo bueno es que todas las fases de esta dieta son nutricionalmente equilibradas, esto quiere decir que contienen la cantidad de minerales y vitaminas diarias recomendadas, aunque sean bajas en calorías. Es importante seguir las recomendaciones de cada fase, y no alterar las instructiones.

Esta dieta está diseñada para provocarte una leve cetosis, es decir, un ligero exceso de cuerpos cetónicos en la sangre, como hemos explicado en otras dietas, como por ejemplo la Dieta Cetogénica, durante este estado tu cuerpo comienza a descomponer tu grasa para convertirla en energía porque no obtiene la energía que necesita a través de la alimentación.

 

Los productos de la dieta Cambridge

Los batidos, sopas y purés oficiales vienen en prácticas y cómodas bolsitas que se mezclan con agua. Son productos de alto valor nutricional y que nos aportan pocas calorías pero nos recargan de vitaminas, minerales y nutrientes necesarios para nuestro organismo. A diferencia de otros sistemas que funcionan de forma parecida, como puede ser la dieta Pronokal , éstos productos tienen fama de ser especialmente sabrosos.

 

Fases de la dieta Cambridge

Primera fase (415 – 615 kcal diarias). Es una fase especialmente hipocalórica, por lo que no es aconsejable hacer ejercicio intenso mientras que permanecemos en ella, ya que podríamos estar ingiriendo muy pocas calorías para ello.  Esta fase es la denominada “Única fuente” porque a lo largo de la misma una se alimenta exclusivamente a base de los productos oficiales de la dieta Cambridge. Lo normal es tomar entre 3 y 4 productos de la línea Cambridge, aunque existen variantes algo menos estrictas en las que se consumen 3 productos de la dieta Cambridge y una comida normal de unas 200 calorías o se toman 4 productos que se complementan con 200 ml. de leche desnatada. La duración de esta fase no debe superar la semana, en una semana podemos llegar a perder hasta 5 kilos fácilmente.

Segunda fase (810 kcals diarias)
En la segunda etapa se combinan 3 productos de la dieta con alimentos ricos en proteínas como la leche desnatada o algunas verduras. Durante esta etapa deberemos llegar a perder entorno al 50% del peso que queramos perder.

Tercera fase (1000 kcals diarias)
El siguiente paso consiste en reducir a 2 el número de productos de la dieta y añadir a la alimentación diaria, un ligero desayuno y ensaladas para comer y cenar. Cuando hayamos alcanzado el 70% del peso perdido, será el momento de pasar a la cuarta fase. Conforme vamos avanzando en las fases, la pérdida de peso será más gradual y más lenta; pero a la vez es una pérdida de peso más saludable y sostenida en el tiempo.

Cuarta fase (1200 kcals diarias)
Aunque se mantienen los 2 productos oficiales y las cenas y el desayuno, ya podemos ir introduciendo la alimentación habitual, solo que en pequeñas cantidades y siempre controlando el aporte calórico y equilibrando la balanza entre las calorías que ingerimos y las que quemamos con el ejercicio diario que realizamos.

Quinta fase (1500 kcals diarias)
A medida que nos acercamos al final de la dieta no se consume más que un producto de la dieta Cambridge podemos permitirnos un snack a media mañana o a media tarde. En este momento empezaremos a incluir cinco comidas diarias, para mantener el metabolismo activo durante más tiempo; siempre controlando el aporte calórico.

Sexta fase (1500- 1800 kcal diarias)
La última etapa representa la fase de mantenimiento. Se sigue tomando un producto oficial diario pero podremos comer ya con  normalidad, siempre dentro de los parámetros de una dieta sana, equilibrada y no excesivamente calórica para que el organismo siga haciendo sus funciones y no acumular calorías no consumidas que puedan suponer un aumento de peso.

 

Ventajas y desventajas de la dieta Cambridge

La pérdida de peso es muy rápida y a veces puede que notemos que sea demasiado drástica porque la masa muscular puede perderse si no se lleva a cabo la dieta correctamente, pero debemos tener en cuenta que deberemos hidratarnos correctamente y ajustar el aporte calórico al gasto energético personal.

La dieta Cambridge  puede tener unos efectos secundarios mínimos aunque algo molestos. Al principio, puedes tener mal aliento, notar la boca seca, sentir cierto cansancio, esto es producido por el estado de cetosis en el que entra el organismo y tener de vez en cuando mareos, náuseas y estreñimiento. Todo ello, debido a la falta de hidratos de carbono y fibra. Pero esto se va suavizando hasta desaparecer a medida que avanzas y vas ingiriendo más calorías.

Además, todas las comidas están equilibradas a nivel nutricional por lo que estarás tomando todas las vitaminas y minerales que tu cuerpo necesita. Si te pones en contacto con un asesor de la dieta Cambridge, puedes estar tranquilo y fijar objetivos que se adapten a tus necesidades, de hecho, la dieta Cambridge se adapta a ti. Hay personas que empiezan a hacer la dieta Cambridge y no realizan todas sus fases porque no son necesarias, es decir, si queremos perder poco peso, podemos empezar por la fase dos o la tres, sin ningún problema ya que perderemos lo que necesitamos, aunque en un poco más de tiempo, pero contrarrestando los efectos secundarios de las primeras fases de la dieta.

SUSCRÍBETE
Contenido único en tu email y ¡Consigue ahora este ebook gratuito!

ebook recetas para adelgazar

Sólo por suscribirte te regalamos este ebook en formato pdf con 10 Recetas para adelgazar y quemar más grasa.

Además ofrecemos a nuestros suscriptores contenido saludable de forma privilegiada totalmente gratuito.

100% LIBRE DE SPAM

Valoración: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, Promedio: 3,50 de 5)
Cargando…
loading...

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *