¿Cómo reducir el consumo diario de sal?

menos sal

Cantidad de sal diaria recomendada

Hipertensión, retención de líquidos… muchos son los problemas de un consumo excesivo de sal, y es que sin darnos cuenta abusamos de este mineral que nos aporta sabor. Es cierto que la sal potencia el sabor de los alimentos pero ¿es sano utilizarla tanto?

Según la OMS, (organización mundial de la salud) el consumo diario de sodio no debe superar los 5 gramos de sal diaria (2mg de sodio aproximadamente). La sal es nuestra principal fuente de sodio, pero también podemos obtener el sodio del glutamato de sodio, un potenciador del sabor utilizado en numerosos productos. Por ello, debemos vigilar el consumo de sal en nuestra dieta ya que generalmente la gente consume entre 9 y 12 gramos diarios de sal al día aproximadamente, lo que duplica la dosis máxima recomendada.

Esto tiene como consecuencia que aumente el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, hipertensión. Se estima que podrían evitarse a nivel mundial 2,5 millones de defunciones al año si los niveles de consumo de sal se redujeran a la recomendación de la OMS. Si quieres saber qué dieta seguir si tienes hipertensión, haz click aquí.

 

¿Porqué reducir el consumo de sal?

Tras una visita al médico, nos recomiendan reducir el consumo de sal (sodio), bastaría con no agregar sal a nuestras comidas pero nos parece que todo está soso y sin sabor, por ello, te vamos a mostrar de qué manera puedes reducir el consumo de sal sin perder el gusto por los alimentos.

De igual forma no es necesario que el médico nos recomiende reducir el consumo de sal, puesto que si ello ocurre ya será tarde; es decir, ya habrá aparecido algún problema que debemos solucionar, mientras que si mantenemos los niveles a raya no serán necesarias medidas estrictas para reducir el consumo de sal. Básicamente reducir el consumo de sal es ganar en salud.

 

¿Cómo reducir el consumo de sal?

Bastaría con reducir la cantidad de sal progresivamente, ya que de golpe notaríamos que los alimentos que consumimos están sosos. De forma que si lo realizamos gradualmente no notaremos ese cambio tan brusco.
El uso de especias es una de las alternativas para reducir el consumo de sal en la dieta, podemos optar por consumir sal baja en sodio para conseguir aportar menos cantidad de este mineral.

Las especias nos aportan sabor a las comidas haciendo que notemos los alimentos más sabrosos sin necesidad de agregar sal.

También podemos sustituir el consumo de sal de mesa refinada por sales más puras y naturales que además de aportarnos sodio nos aportan otros nutrientes necesarios para el correcto desarrollo del organismo, es el caso de la sal rosa del Himalaya, que nos aporta nutrientes como el hierro.

Además de utilizar otros saborizantes bajos en sodio, como pueden ser las especias, podemos también macerar o marinas las carnes o pescados con aliños sin sal.

Para reducir la ingesta de sal es fundamental tener en cuenta que debemos modificar ciertos hábitos nutricionales como por ejemplo no agregar salsas a las comidas, ya que contienen mucha sal.

También debemos leer el etiquetado de los productos que consumimos y elegir aquellos que tengan un bajo contenido en sodio. Debemos retirar los saleros de la mesa, ya que así evitaremos su uso, etc. Estos pequeños gestos nos harán reducir el consumo de sal.

Por último, aunque no por ello menos importante, debemos tener en cuenta que los alimentos de por sí ya contienen sodio, por lo que debemos controlar la ingesta de aquéllos alimentos que contienen grandes cantidades de sal como pueden ser los snacks, y aperitivos como encurtidos, etc.

Además debemos tener en cuenta que no sólo los alimentos salados contienen sodio, ya que multitud de bebidas como los refrescos son ricas en él. Es importante, por ello, revisar y leer detenidamente el etiquetado de los productos.

 

¿Qué medidas deberían tomar para reducir el consumo de sal?

La industria alimentaria debería concienciarse del problema que supone un consumo excesivo de sodio para la salud de las personas y adoptar medidas para conseguir reducir progresivamente el contenido en sal de los productos, de modo que los consumidores se vayan adaptando al sabor y no busquen productos alternativos con más sabor.

Debemos concienciar a la gente de que un menor consumo de sal es importante para prevenir futuras enfermedades de origen cardiovascular. Además debemos apostar por la cocina sana y natural que reduzca el aporte de sal en los alimentos y las comidas que se sirven en los restaurantes.

 

Falsos mitos sobre la sal y el sodio

  • “Los alimentos sin sal no tienen sabor” No es cierto. No se necesita sal para que los alimentos tengan un sabor apetitoso. El ajuste de las papilas gustativas lleva un cierto tiempo, si bien es cierto cuando vas reduciendo el consumo te vas haciendo menos tolerante al sabor salado, mientras que si estás acostumbrado a comer muchos alimentos salados, cada vez te cuesta más encontrar un alimento salado en exceso.
  • “Cuando sudas al hacer deporte o en épocas de calor debes consumir más sal” Negativo. No es así no debemos confundir la sal, con las sales minerales, que no son sólo el sodio. Es importante beber más agua pero no consumir más sal, puesto que puede producir retención de líquidos.
  • “La sal agregada en la cocción no es la fuente principal de la ingesta de sal” Sí que lo es, ya que alrededor del 80% de la sal en la alimentación proviene de alimentos precocinados o congelados, es decir que debemos leer bien los etiquetados porque muchas veces no hace falta agregar más sal que la que posee el alimento de forma natural.
  • “Sólo las personas de mayor edad se deben preocupar por la cantidad de sal que consumen” El hecho de consumir demasiada sal aumenta la tensión arterial a cualquier edad, de hecho es muy importante educar a los niños en hábitos saludables como puede ser llevar a cabo una dieta baja en sodio para evitar enfermedades, etc. Si quieres saber más sobre la dieta hiposódica haz click aquí.
  • “La disminución de la sal podría ser nociva para mi salud” Es muy difícil llegar a consumir muy poca sal, dado que está presente en gran cantidad de alimentos de la vida cotidiana.
  • “Los alimentos sin sal no tienen sabor” No es cierto. No se necesita sal para que los alimentos tengan un sabor apetitoso. El ajuste de las papilas gustativas lleva un cierto tiempo, si bien es cierto cuando vas reduciendo el consumo te vas haciendo menos tolerante al sabor salado, mientras que si estás acostumbrado a comer muchos alimentos salados, cada vez te cuesta más encontrar un alimento salado en exceso.
  • “Los alimentos ricos en sal tienen un gusto salado” No siempre, de hecho algunos alimentos ricos en sodio no parecen tan salados porque a veces se les añade otros ingredientes como vinagre (encurtidos) o como azúcares, para contrarrestar el sabor. Es importante leer el etiquetado para conocer el contenido en sodio.

Como ya sabes, desde tomadieta.com te recomendamos un consumo responsable de sal dentro una dieta equilibrada combinado con la práctica de ejercicio físico y la importancia de beber agua para un estado de salud correcto.

 

Te recomendamos estas recetas quemagrasas para adelgazar de forma efectiva

Estas recetas para adelgazar contienen alimentos termogénicos naturales (alimentos que ayudan a la oxidación de las grasas). Haz click aquí para ir al sitio web.

SUSCRÍBETE
Contenido único en tu email y ¡Consigue ahora este práctico Manual!

manual adelgazar en 5 pasos

Sólo por suscribirte te regalamos este Manual en formato pdf para Empezar a Adelgazar en 5 Pasos.

Además ofrecemos a nuestros suscriptores contenido saludable de forma privilegiada totalmente gratuito.

100% LIBRE DE SPAM

Valoración: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, Promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Loading...

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Simple Share Buttons