Aditivos Alimentarios ¿Qué son? ¿Cuáles son los más peligrosos?

aditivos alimentarios

La importancia de elegir bien los alimentos que comemos

Vivimos en un mundo en el que cada vez está más de moda cuidarse, todo lo ecológico, biológico y natural nos llama cada vez más la atención y cada día más gente se apunta a un estilo de vida sano, en el que comemos productos naturales, sin aditivos, sin colorantes, estabilizantes ni otras sustancias que alteran las propiedades de los alimentos, para supuestamente mejorarlos o dotarlos de un mejor aspecto.

No nos faltan motivos para cuidarnos, y eso es ideal porque sin lugar a dudas un buen estado de salud es lo mejor que podemos desear, por ello es importante vigilar muy de cerca lo que comemos, porque tal y como dicen; “somos lo que comemos“. Ahora que todo lo “bio” está de moda, ahora que nos animamos a eliminar el aceite de palma de nuestra dieta, ahora que nos sumamos al carro de la alimentación sana…, tenemos que dar un último empujón porque nos faltan algunos pequeños conceptos por aclarar; porque el aceite de palma no es el único demonio de nuestra alimentación.

¿Qué son concretamente los desconocidos E- que encontramos en las etiquetas de la mayoría de productos? ¿En qué debemos fijarnos para elegir un alimento saludable? Todo ello y mucho más puedes encontrarlo a continuación, porque una alimentación saludable es posible sólo si tenemos la información suficiente que necesitamos.

 

¿Si un alimento contiene aditivos es natural? ¿es bueno?

Que un producto sea tratado de manera que se altere su composición, sea por la presencia de sustancias naturales o químicas, no quiere decir que no sea saludable; ya que la totalidad de los componentes de un alimento preparado así como sus aditivos han pasado previamente controles alimenticios que dotan de seguridad el producto para su consumo, incluso la mayoría que se permiten añadir suelen ser inocuos para la salud.

Entonces, ¿qué problema hay con los aditivos alimentarios que tanta mala fama se llevan? pues la clave está en la cantidad, y no tanto en la calidad. Es decir, en general se tiende a prohibir aquellos aditivos que son nocivos para la salud, pero existen aditivos alimenticios permitidos, que en pequeñas cantidades no pero en altas sí resultan perjudiciales para nuestra salud, ¿Cuáles son?  No te preocupes vamos a tratar de profundizar a continuación…

  • Antes de continuar permíteme que te de un pequeño consejo sobre los alimentos naturales… Si buscas un alimento natural y saludable, cuantos menos ingredientes encontremos en el etiquetado mejor, es decir; si queremos comprar pan ¿qué ingredientes nos hacen falta para hacer pan? Harina, agua, levadura y aceite. ¿Te has preguntado qué pintan en su etiquetas el almidón de maíz, los emulgentes, estabilizantes, antioxidantes y conservantes? Realmente nada, elige otro.

¿Qué son los E- y para qué sirven?

Cuando leemos el etiquetado de los alimentos que consumimos descubrimos que la etiqueta está repleta de E- seguido de un número de tres cifras, ¿qué son estos elementos que añaden a casi todos los alimentos? Los E- son sustancias naturales o sintéticas que se agregan a los alimentos con diferentes finalidades:

a) Evitan el deterioro del producto y favorecen la buena conservación del mismo.

b) Mantienen el valor nutritivo de los alimentos evitando también la pérdida de sus nutrientes.

c) Mejoran y garantizan la textura y el aspecto de los alimentos.

d) Potencian su sabor y mejoran su color haciendo los alimentos más apetecibles.

Estas sustancias que cumplen estas funciones son a las que a las que se les conoce como aditivos alimenticios ya que aunque puedan ser naturales, no están presentes de forma natural en el propio alimento.

En general suelen ser inocuas para la salud porque queremos pensar que de lo contrario no estarían permitidas, pero hemos de ser un poco listos, y ser conscientes de que si se abusa o se consume en exceso (cómo suele ser habitual) no puede resultar nada beneficioso.

Sean sustancias naturales o químicas, todas han pasado controles sanitarios y exhaustivos para poder ser incluidas en los alimentos SÍ, VALE; pero la cuestión está en la cantidad de aditivos que consumimos y dado que casi todos los alimentos envasados contienen aditivos la suma de todos ellos si que pueden resultar un verdadero problema y ser perjudiciales para nuestra salud, está claro, siempre unos serán más perjudiciales que otros.

También es cierto que los consumidores nos hacemos un lío, a veces no sabemos por donde tirar, sobre todo por que las autoridades sanitarias tampoco nos protegen de forma eficiente, no puede ser que en Estados Unidos se prohíban ciertos aditivos y en la Unión Europea no y viceversa.

También existen sustancias que tienen límites de utilización, pero… si sentencian que son inocuos ¿porqué limitan su uso? te preguntarás… La respuesta es sencilla, limitan aquellos que, en grandes cantidades pueden ser perjudiciales pero nadie nos dice exactamente cuál es la cantidad que no debemos sobrepasar y con eso nos trasladan a los consumidores un mensaje confuso desde las propias autoridades encargadas de proteger nuestra salud.

Bueno, vamos a conocer los tipos de E- más utilizados, y qué hay detrás de algunas de estas sustancias.

 

Tipos de aditivos alimentacios

Podemos decir que los aditivos alimentarios se dividen en 6 grandes grupos clasificados en:

  • Colorantes cuya numeración corresponde desde el E-100 al E-199.
  • Conservantes cuya numeración comprende desde el E-200 al E-299.
  • Antioxidantes y reguladores de acidez (del E-300 al E-399).
  • Estabilizantes (del E-400 al E-499).
  • Reguladores del PH y agentes antigrumos (del E-500 al E-599).
  • Potenciadores del sabor desde el E-600 al E-699 y un grupo mixto desde el E-900 al E-999.

 

¿Qué sabemos de los aditivos E-?

Colorantes, conservantes, antioxidantes, saborizantes, aromatizantes, edulcorantes, antiapelmazantes, emulsionantes, estabilizantes, espesantes, etc; los consumidores tienen muy poca información al respecto, sobre el impacto en su salud tras su consumo y, básicamente, se ven obligados a confiar en que las autoridades estarán controlando bien su uso, aunque desafortunadamente esto no siempre ocurre y dependiendo de dónde nos encontremos en el globo terráqueo encontramos ciertas diferencias.

¿Es que no es igual la salud de un Estadounidense que la de un Europeo? ¿Porqué existen diferencias legislativas entorno a sustancias presentes en alimentos, qué debemos creernos? ¿Qué deberíamos evitar?

Afortunadamente muy a pesar del poder de la industria alimentaria cada vez más salen a la luz estudios científicos y universitarios que tratan de exponer y dar énfasis a los peligros de consumir ciertos productos y el abuso que se hace de ellos.

aditivos e

 

¿Cuáles pueden ser los E- más peligrosos para nuestra salud?

Uno de los aditivos más utilizados, conocidos y polémicos es el E-621, también conocido como glutamato monosódico, éste es un potenciador de sabor presente en multitud de alimentos preparados o envasados. Está presente en snacks, aperitivos, patatas fritas, precocinados, sopas, y en toda la comida rápida o fast food en general, dado que aumenta el sabor de los productos y además crea una verdadera adicción al producto y nos hace que tengamos la necesidad de consumirlos casi de forma compulsiva, en definitiva, nos enganchan.

Según revelan ciertos estudios el glutamato monosódico estimula el conocido como quinto sabor (UMAMI = significa sabroso, y así denominan en japón  la sensación gustativa que produce el glutamano monosódico) y como ya hemos mencionado; resulta altamente adictivo, lo contienen innumerables productos y esto hace de forma inevitable que se consuma en exceso.

China es el máximo productor mundial de esta sustancia, muy presente en productos originarios de este país y en sus restaurantes (en los conocidos como restaurantes chinos, el glutamato es el Rey de la pista), por lo que se ha llegado a denominar según algunos expertos como el síndrome del restaurante chino, aquéllo a lo que nos referimos como que todo los platos nos saben igual; esto se produce por la presencia en grandes cantidades de esta sustancia.

Los E seguidos de un 6 son los potenciadores de sabor y aunque estén permitidos y limitados muchos colectivos dedicados a la salud o a la Nutrición proponen su retirada, pues se pone de manifiesto que éstos además se encuentran en alimentos poco saludables, por lo que como ya te puedes imaginar uno de los mejores consejos saludables sería tratar de evitarlos.

Como hemos mencionado anteriormente, entre los E- podemos distinguir dos grandes grupos: naturales y sintéticos. Pese a que tendemos a pensar que lo natural es inocuo e inofensivo y por lo tanto saludable y lo químico o sintético más perjudicial; no siempre es así, y aunque la mayoría de los aditivos son de origen sintético no nos debe preocupar tanto su origen como su acción e impacto en el organismo y en la salud.

Debemos destacar que existen aditivos de origen natural que han sido prohibidos como el E-285, conocido como Bórax, presente en la heroína, es un aditivo totalmente desaconsejable aunque incluso es legal en otros países. Es un conservante que se extrae de depósitos de salinas o lagunas principalmente de Bolivia, Chile y California y que se utiliza en los países permitidos en conservas, latas de caviar o marisco enlatado.

Colorantes como el E-100, el E-101 o el E-106 son 100% naturales y se obtienen de diversos pigmentos de distintos alimentos, por lo que resultan inofensivos y no es necesario limitar su consumo.

En algunos productos encontramos presentes antioxidantes como el E-310 (galato de propilo), E-311 (galato de octilo) y E-312 (galato de dodecilo), que a diferencia de los inocuos E-304 o E-306, pueden tener efectos dañinos para el organismo y los expertos recomiendan evitar o tratar de consumir aquellos alimentos que contengan antioxidantes inofensivos como el E-304 y E-306.

Se usan mucho en este tipo de productos por su resistencia a las altas temperaturas, pero debemos estar alerta con los antioxidantes puesto que siempre creemos que esta propiedad es beneficiosa, pero no debemos confundirnos con un alimento con propiedades antioxidantes y un aditivo de tipo antioxidante. El E-310, es un conservante usado a veces en productos cárnicos grasos como las salchichas y el tocino y está asociado a una mayor predisposición a la tumoración y a posibles efectos de disrupción endocrina y problemas de reproducción.

No es lo mismo que un producto, por sus propiedades actúe como antioxidante para nuestro organismo, que un alimento lleve aditivos antioxidantes que actúen para la conservación del propio alimento, son cosas muy distintas. Los aditivos antioxidantes, brindan al alimento de mejores características durante más tiempo o de mejores cualidades estéticas pero ello no tiene porque ser bueno para nosotros.

 

Uno de los aditivos más conocidos son los nitritos, de hecho ahora muchos etiquetados especifican SIN NITRITOS ó SIN NITRATOS, y con ello podemos entender que es mejor, dado que si no lo llevan serán más saludables. De entre ellos encontramos distintos como el E-249, E-250, E-251E-252, muy utilizados en productos cárnicos como salchichas, bacon, salchichón, salami o jamón. Estos E- se utilizan como saborizantes, colorantes y conservantes, de hecho hacen que el alimento conserve durante más tiempo su pigmento rosado o rojizo, además de aumentar la duración de su color puede que nos ocasionen problemas de salud, ya que esos pigmentos pueden ser dañinos si reaccionan con las aminas naturales y presentes en nuestro organismo, originando así nitrosaminas, unas sustancias asociadas a enfermedades como el cáncer.

Otra de las sustancias como el E-320 presente en snacks, patatas fritas y productos cárnicos contienen sustancias que pueden causar cáncer. Además, se incluye entre las sustancias que pueden ser disruptores endocrinos, por lo que está limitado su uso dada su reducción de los niveles de testosterona y tiroxina. Por otro lado el E-321 ha sido asociado al cáncer en diferentes investigaciones con animales de experimentación. También a efectos nocivos sobre el desarrollo, tiroideos y sobre las habilidades motoras y la coordinación.

Sobre el propil paraben (E-216) usado como conservante está permitido y considerado como seguro a pesar de que lo asocian a daños en el esperma o al descenso en los niveles de testosterona, además de la alteración de la expresión de genes en células de cáncer de mama (cuyo crecimiento podría acelerar), o a infertilidad femenina. El propil paraben ha sido detectado en más de la mitad de muestras analizadas de productos lácteos, carne y vegetales y productos panificables como magdalenas o bizcochos o tortitas.

Otros de los elementos preocupantes son los colorantes artificiales, empleados para mejorar la apariencia de  los alimentos, con los que debemos tener especial cuidado.

El E-924, que puede encontrarse en algunos panes y galletas; se utiliza para fortalecer y dar consistencia a la masa y favorecer su horneado, ha sido considerado como cancerígeno aunque la mayor parte de él se convierte en otra sustancia no cancerígena durante el horneado, ha sido detectado en pequeñas cantidades en el producto final.

 

Elige alimentos lo más naturales posible ya que ello hará que consumas más alimentos frescos y menos procesados, mejorando así tu estado de salud. Recomendamos aquellos alimentos que en su etiquetado no contengan más de 5 ingredientes.

 

Te recomendamos estas recetas quemagrasas para adelgazar de forma efectiva

Estas recetas para adelgazar contienen alimentos termogénicos naturales (alimentos que ayudan a la oxidación de las grasas). Haz click aquí para ir al sitio web.

SUSCRÍBETE
Contenido único en tu email y ¡Consigue ahora este práctico Manual!

manual adelgazar en 5 pasos

Sólo por suscribirte te regalamos este Manual en formato pdf para Empezar a Adelgazar en 5 Pasos.

Además ofrecemos a nuestros suscriptores contenido saludable de forma privilegiada totalmente gratuito.

100% LIBRE DE SPAM

Valoración: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, Promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Loading...

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Simple Share Buttons