Prebióticos y Probióticos; todo lo que debes saber!

alimentos probioticos y prebioticos

 

Todo lo que debes saber sobre los prebióticos y los probióticos

Últimamente tanto unos como otros se han hecho muy famosos, y es que la gente los recomienda, se anuncian en televisión y como no se consideran medicamentos que puedan tener efectos secundarios, la gente los recomienda ya para casi todo. Vamos a detallar qué hay de cierto en todo ello, qué son y para qué se utilizan tanto los prebióticos como los probióticos y en qué medida se aconseja su consumo. Si te interesa continúa leyendo porque vamos a disipar todas tus dudas sobre unos y otros.

Hay gente, que toma medicamentos o pastillas naturales para todo, una recomendación que no debemos seguir. Las pastillas, aunque sean naturales, pueden tener efectos secundarios y debemos ser conscientes de ello. Por ello recomendamos seguir siempre unas recomendaciones médicas antes de tomar cualquier tipo de pastillas. De hecho, tanto unos como otros los podemos encontrar en multitud de alimentos naturales sin tener que tomarlos en pastillas, pero qué hay de cierto en todo ello; es necesario tomar prebióticos y probióticos, ¿qué diferencia hay entre unos y otros?. A continuación te ofrecemos toda la información al respecto.

 

¿Qué son los probióticos y cuáles son sus beneficios?

Los probióticos contienen microorganismos vivos que favorecen la vida, es decir, en este caso estos microorganismos favorecen la reproducción de bacterias benignas para nuestro organismo. Además éstas se encargan de actuar como barrera de defensa ante las bacterias malignas que pueden aparecer en nuestro organismo y tratan de impedir su proliferación.

Son inocuos para nuestro cuerpo, es decir que no tienen efectos nocivos pero tras varios estudios se ha concluído que pueden no resultar convenientes para ciertas personas. Las vías de administración pueden ser distintas, según su uso y es que encontramos alimentos que poseen dichas propiedades probióticas y además los encontramos en pastillas o en otros formatos de dispensación como pueden ser óvulos que se administran de forma vaginal; como es el caso de los óvulos para mejorar infecciones por candidiasis, etc. Podemos decir que sus usos son muy diversos y que tienen muchas propiedades para nuestro organismo.

Como podemos observar los probióticos se utilizan para mejorar la salud digestiva, así como para ampliar el espectro inmunológico de nuestro organismo, ya que la mayor parte de las defensas de nuestro cuerpo se encuentran en los intestinos. Por ello, los probióticos nos hacen más fuertes ante determinadas situaciones como puede ser situaciones de debilidad o benevolencia ante ciertas enfermedades. Además nos ayudan a una correcta asimilación de las vitaminas y minerales, por parte de nuestro organismo.

 

¿Qué son los prebióticos y cuáles son sus beneficios?

Los prebióticos, por contra no tienen microorganismos vivos. Los prebióticos son alimentos ricos en un tipo de fibra alimentaria. También los encontramos en forma de pastillas, pero se pueden obtener con la alimentación de forma natural. Los prebióticos son una fibra no digerible que se ocupa de favorecer el crecimiento y desarrollo de un tipo de bacterias que se encuentran en el colon. Estas fibras, llegan sin digerir al colon y sirven de alimento para las bacterias buenas, por lo que favorecen su reproducción.

Generalmente, los beneficios de los probióticos van ligados a la salud gastrointestinal, ya que se ocupan de mantener un correcto equilibrio bacteriano y de la flora intestinal. La mayoría de los efectos beneficiosos reivindicados por los prebióticos están asociados a la mejora de funciones intestinales y metabólicas. Se ha demostrado que aumentan la cantidad de bifidobacterias y lactobacilos en el intestino y que inhiben determinadas bacterias malignas, ya que les generan un ambiente hostil en el que les es difícil reproducirse.

Estos efectos beneficiosos para la flora intestinal hacen que desaparezcan o disminuyan ciertas alteraciones del tránsito intestinal como los gases o el estreñimiento (Ver aquí Alimentos laxantes para el estreñimiento).

 

La diferencia entre los probióticos y los prebióticos es que los probióticos contienen microorganismos vivos mientras que los prebióticos no, pero ambos se ocupan del crecimiento y desarrollo de bacterias benignas.

 

¿Cómo tomar los prebióticos y probióticos?

La alimentación es clave para nutrirnos tanto de unos como otros, y desde tomadieta.com recomendamos llevar a cabo una dieta equilibrada que incorpore los alimentos que nos proporcionan prebióticos y probióticos de forma natural.

La regeneración de la flora intestinal mediante el consumo de fibra y la aportación de probióticos y prebióticos es esencial para evitar enfermedades y otras alteraciones del tránsito intestinal. Por lo que aconsejamos llevar una dieta equilibrada y consumir alimentos que nos aporten probióticos y prebióticos de forma natural.

 

¿Qué alimentos contienen prebióticos?

Pues los prebióticos generalmente los encontramos en las verduras, también las legumbres. Sobre todo, en las cebollas y las lentejas. Pero los encontramos también en otros alimentos como la alcachofa, la achicoria, puerro, ajo, espárragos, guisantes harina de trigo, salvado de trigo y la banana o el plátano.

 

¿Qué alimentos contienen probióticos?

Los alimentos probióticos son muchos, y aunque no hay consenso científico a la hora de reconocerlos como alimentos probióticos porque deberían determinar la cepa y la situación del probiótico; cosa que resulta imposible hacer en el caso de los alimentos. Podemos decir que contienen probióticos naturales el chucrut, el kéfir, el chocolate puro, las levaduras y por tanto el pan elaborado con masa madre, el yogur, la sopa de miso, los pepinillos y algunos otros encurtidos, las microalgas, el tempeh y el kimchi, etc.

Aquí ponemos a tu disposición un post sobre los mejores probióticos naturales, para que conozcas toda la información y beneficios de todos ellos.

Debemos tener en cuenta que aquéllos que son fermentados, como por ejemplo los yogures o el kéfir deben mantener la cadena de frío para garantizar la supervivencia de estos elementos vivos; ya que si esta se rompe perdería eficacia como probiótico ya que morirían ciertos microorganismos.

 

La alimentación es la clave de nuestras defensas

Hay muchos estudios realizados que demuestran la capacidad de los probióticos mejorar el tránsito intestinal y estimular el crecimiento de bacterias benignas que nos protegen y hacen nuestro sistema inmunitario más fuerte. Mejoran el tránsito intestinal, las diarreas, flatulencias o gases; e incluso el estado de salud gastrointestinal de pacientes con enfermedades como colitis o enfermedad de Crohn.

Un exceso de azúcares rápidos favorece la proliferación de las bacterias de fermentación, demasiada carne favorece las bacterias de putrefacción, etc. Y si nuestra alimentación no contiene suficiente fibra, las bacterias de putrefacción predominan y aparece el desequilibrio. Por ello, una carencia de fibra en nuestra alimentación puede generar problemas de tránsito intestinal.

Por tanto no debemos seguir demostrando la importancia de la flora intestinal en nuestra salud y nuestro bienestar, ya que como hemos citado anteriormente, la gran mayoría de nuestras defensas se encuentran en el sistema digestivo. En caso de desequilibrio, es esencial ayudar a nuestra flora a reconstituirse y regenerarse para que ésta pueda estar fuerte ante posibles ataques de bacterias malignas que puedan poner en riesgo nuestra salud.

 

Uso de antibióticos, prebióticos y probióticos

Cuando nos recetan un antibiótico, es generalmente porque tenemos una infección bacteriana que se ha reproducido en nuestro organismo; de ahí su nombre, los antibóticos no favorecen la vida de las bacterias, sino que las eliminan. ¿Qué ocurre en ciertos casos? que el antibiótico se lleva a su paso tanto bacterias benignas como malignas, por ello; en ciertos casos notamos que el antibiótico hace estragos en nuestro organismo. Por ejemplo podemos notar molestias gástricas como diarreas, falta de apetito, debilidad, etc. Para estos casos recomiendan el consumo de probióticos para regenerar la flora intestinal y favorecer la proliferación de las bacterias benignas de nuestro sistema.

Es muy común, y sobre todo en los niños que han estado un período tomando antibióticos, que les cueste recuperar el apetito o regular su flora intestinal. El probiótico no lo arregla todo, como si fuera una varita mágica, pero contribuye a recuperar la respuesta inmune de nuestro organismo favoreciendo el desarrollo de bacterias benignas que crean un ambiente hostil para el desarrollo de las bacterias malignas.

Recuerda que no debemos abusar ni automedicarnos, y menos en el caso de los antibióticos, porque debemos saber que ante enfermedades víricas, o resfriados comunes no funcionan. Debemos seguir las recomendaciones médicas para poder recuperar nuestro estado de salud.

Valoración: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, Promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solve : *
28 + 9 =


Simple Share Buttons