La Dieta del Plato Pequeño

La dieta del plato pequeño, un éxito a la hora de adelgazar

 

dieta plato pequeñoSi analizamos gran parte de los comportamientos del ser humano llegaremos a la conclusión de que el somos realmente complicados.  La imagen nos influye de mil maneras distintas. Igual que a simple vista prejuzgamos a una persona por su aspecto, juzgamos muchas cosas por su imagen o por su pinta; es el caso de la comida. Comemos generalmente por la vista. Si el aspecto de un plato no nos agrada a la vista,  generalmente dudamos en probarlo, lo cual puede jugar en contra;  dado que el aspecto de un plato no es razón suficiente para juzgarlo, pues nos dejamos muchos valores por considerar;  valores imprescindibles como el sabor, el contraste , las texturas, los aromas etc.

Esta explicación justifica de igual modo el comportamiento de nuestro cerebro en relación  a la pauta básica de esta dieta;  comer de todo pero en plato pequeño.  ¿Qué ocurre en nuestro cerebro para hacer que nos conformemos con menos ración sólo por el hecho de servirlo en un plato de menor tamaño? La respuesta es sencilla; engañamos a nuestra mente.

Los primeros días de la dieta nos fijamos en el tamaño del plato, pero cuando estos días pasan y nos acostumbramos a servir en platos pequeños no nos daremos ni cuenta de que hemos reducido  las raciones en un 45% por el hecho de servirlo en platos pequeños.

 La dieta tiene unas pautas muy claras y concisas para tener mayores efectos. Pero no hay que olvidar que tan sólo reduciendo las raciones  lograremos perder peso, pues ingeriremos menos.

– Puede comer de todo en menos ración, para no notarlo tanto cambiaremos la dimensión del plato. En lugar de utilizar el plato grande para las comidas usaremos el de postre para las comidas y para los postres utilizaremos el plato de café  el que se utiliza debajo de las tazas de café)

– Para medir correctamente las raciones utiliza siempre una taza o bol pequeño.

No utilizar platos hondos, mejor los llanos o boles de tamaño pequeño para las sopas, cremas y platos caldosos.

– La pauta básica de esta dieta a parte de reducir las raciones es comer despacio, pues  esto nos hace que la comida nos siente mejor y ayuda al cerebro a identificar la sensación de estar saciado.

– Usar aceite en spray para aderezar los platos ya que se reparte mejor y cocinar a la plancha para no añadir calorías a la comida.

Evitar los fritos, rebozados y precocinados.

– Comer con palillos siempre que se pueda, como los japoneses, eso ayuda a comer más despacio y mejora la digestión. También como cuesta un poco más, se ingiere menos cantidad porque se percibe antes la sensación de saciedad.

Servir la ración y retirar la cazuela después de servir a todos los comensales, con el fin de evitar tentaciones de repetir si sobra comida.

– Compartir entrantes o postres con el resto de comensales también ayuda a comer menos. Mucha comida entra por la vista, por lo que el simple hecho de ver todo el alimento en el plato individual hace más difícil resistirse a comer sólo una parte, desde un principio reparte la porción.

Evitar comer directamente del envase porque sino no pararás hasta terminarlo. Es recomendable pasar la comida a un plato o a un bol con el fin de tener una estimación más consciente de la cantidad real de comida.

 

Toma nota, anímate y comprobarás lo que los estudios ya han revelado ; que existe relación entre la ración que consumimos y el tamaño de los utensilios que utilizamos para comer.

Seguro que consigues tu propósito, bajar de peso reduciendo las raciones de comida engañando a la mente sirviéndolas en platos más pequeños.

Valoración: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, Promedio: 4,67 de 5)
Loading...
Comentarios
  1. maria cristina
  2. ana mercedes

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*