Las grasas buenas y malas: aprende a distinguirlas

Los tipos de ácidos grasos:

 

En primer lugar los ácidos grasos son los principales componentes de las grasas (triglicéridos). Son necesarias para nuestra salud , ya que son la fuente principal de energía junto con los azúcares. Lo fundamental es consumir los que realmente necesita el organismo, ya que lo que no se utiliza se almacena en nuestro cuerpo en forma de grasa. Además de los ácidos grasos, los hidratos de carbono que no se consumen, también se almacenan en el organismo en forma de grasa. Generalmente en la dieta mediterránea, se abusa de los ácidos omega 6 y de las grasas saturadas. Y realmente lo que nos interesa es consumir menos grasas saturadas y más omega 3.

 

 A grandes rasgos se dividen en 4 grupos:

 

  • Ácidos grasos Saturados: Son ácidos que sus moléculas son difíciles de dividir, sólidos, que se acumulan en placas porque no se combinan bien con otras sustancias. Son perjudiciales para la salud, aunque se ha demostrado que no son tan perjudiciales como se creía, aumentan los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre. Se encuentran en las vísceras animales, carnes, embutidos, lácteos, mantecas, yema de huevo y algunos mariscos. No deben representar más del 10% de la dieta, lo aconsejable es entre un 5 y un 8%.

 

  • Ácidos grasos Monoinsaturados:  éstos disminuyen el colesterol malo (LDL) y amumentan el colesterol bueno (HDL). Son buenos para la salud y el más conocido es el ácido oléico. Son el aceite de oliva, el aguacate y los productos de cerdo. Deberían representar en torno a un 15 – 20% de la ingesta de la dieta en grasas.
  • Ácidos grasos Poliinsaturados:  Éstos son ácidos esenciales y sólo se pueden conseguir con la dieta ( el omega 3, y el ácido linoléico)  Podemos dividirlos en dos grupos el omega 3, presente en el pescado azul en general y aceites como el lino, nuez, colza,  etc. Y por otro lado el omega 6, presente en aceites de semilla como el de girasol, calabaza, germen de trigo, en la leche materna, carnes rojas, huevos y cacahuetes. No deberían de superar el 5% de la ingesta de grasas en la dieta (1% de omega 3 y un y un 4% de omega 6).

 

  • Ácidos grasos Trans: Son los que encontramos en alimentos procesados, porque en la naturaleza a penas están presentes, tan sólo en la grasa de la leche en grandes cantidades. El problema es que las grasas trans hoy en día están presentes en multitud de alimentos que procesan y hacen que las grasas se conviertan en hidrogenadas. Están presentes en margarinas, en bollería industrial. Al organismo le cuesta mucho eliminar estas sustancias, y en ocasiones no las puede eliminar en su totalidad y se acumulan en el organismo. Aumentan el colesterol malo (LDL) y disminuyen el bueno (HDL).

 

Resumen:

grasas buenas y malas

 

La grasa total consumida, debería verse representada entre un 30 y 35 % de la energía total de la dieta.

Es importante diferenciar los tipos de grasas, pues todos no tienen los mismos efectos sobre nuestro organismo. Cuídate sin abusar de las grasas y consumiendo las más naturales y menos perjudiciales para la salud de nuestro organismo.

Valoración: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, Promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solve : *
5 + 20 =


Simple Share Buttons