La Dieta durante el embarazo

embarazo y dietaDurante el embarazo se van a producir una serie de cambios en tu organismo: el desarrollo del feto hace que el organismo necesite una cantidad extra de calorías, proteínas, calcio y otras sustancias nutritivas.

Debes hacer cambios en la alimentación durante tu embarazo, tanto en cantidades como en tipo de alimentos, horarios, etc, teniendo en cuenta tus condiciones de salud y el aumento de peso.

 

Para disminuir las náuseas matinales, estando en ayunas, recostada en la cama, unos minutos antes de levantarte por la mañana, toma un par de galletitas saladas o pequeños tostadas. Para evitar o tratar el estreñimiento, toma cantidades generosas de alimentos con fibra vegetal, principalmente verduras y ensaladas.

En cuanto al aumento de peso, en términos generales debe oscilar entre los 9 y 12 kg al final del embarazo. Aumentos menores de peso no son aconsejables (excepto en caso de obesidad previa al embarazo)

Durante es posible que experimentes una sensación intensa de hambre dos o tres horas después de la última comida. Esto es normal. Es aconsejable que comas seis veces al día, evitando comidas copiosas: desayuno, media mañana, comida, merienda, cena y complemento nocturno

A partir del tercer mes de embarazo, tu dieta diaria debería aumentar unas 300 calorías respecto a la que seguías anteriormente.

 

Las proteínas son indispensables para la formación y crecimiento de los distintos órganos de tu bebé. El calcio es un elemento necesario para la formación y el mantenimiento de los huesos. Durante tu embarazo necesitas un aporte extra bastante importante, sobre todo desde el cuarto mes de gestación hasta el final de la misma. Entre las consecuencias de ingestas insuficientes de calcio destacan la descalcificación de huesos y dientes. En la práctica, lo más sencillo es que consumas leche, yogur y queso, siempre como parte del conjunto de la alimentación diaria y con un reparto adecuado de los hidratos de carbono a lo largo del día.

El hierro es un elemento mineral imprescindible para la formación de los glóbulos rojos o hematíes vital en el período gestacional.

 

Los alimentos salados debes consumirlos con moderación y controlar el uso de sal en la mesa, pero no está prohibida. En el caso de que tuvieras un problema de salud (hipertensión arterial), sí que deberías suprimir el consumo de sal bajo prescripción médica.

 

Y como siempre debes beber mucho agua  para drenar y oxigenar el organismo y ayudar a  la producción de líquido amniótico.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoraciones todavía)
Loading...

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*