La dieta balanceada

dieta equilubrada

Una dieta balanceada, es aquélla que proporciona al organismo todos los nutrientes que necesita el organismo para desarrollarse de forma correcta cada uno de los mecanismos que realiza nuestro cuerpo de forma habitual. La dieta balanceada muestra una justa proporción de los distintos grupos de alimentos y los nutrientes que éstos nos aportan.
Además este tipo de dietas te previenen de sufrir enfermedades como la diabetes, hipertensión arterial o problemas gástricos, así como obesidad y otras enfermedades cardiovasculares, ya que están muy ligadas a una correcta alimentación.

No debes olvidar que una dieta no tiene como objetivo únicamente el adelgazamiento, ya que con este tipo de dietas se persigue un mejor estado de salud, un cambio de los hábitos nutricionales encaminados a una vida más saludable. Pero, aunque el adelgazamiento no sea el objetivo primordial, hemos de recalcar que con la dieta balanceada puedes perder peso fácilmente como consecuencia de mejorar tus costumbres nutricionales y tus hábitos de vida saludable.

La dieta balanceada no es una dieta de adelgazamiento en sí, es una plan de reeducación alimentaria para ayudarte a encaminar tus costumbres hacia un estilo de vida saludable que te permita mantener tu figura. Además identificarás los principales errores que pueden estar haciendo que tu cuerpo engorde, para ello toma nota de los siguientes consejos de cómo llevar a cabo una dieta balanceada.

 

Pautas básicas: ¿Qué debo comer?

Llevar a cabo una dieta balanceada se basa en una serie de pautas que no debes pasar por alto, no sólo se trata la alimentación sino que debemos prestar atención también a los hábitos de descanso, y a la práctica de ejercicio físico moderado entre otros.

Debemos hacer entre 5 y 6 comidas diarias, no menos de cinco. No debes saltarte ninguna, no perderás más peso por comer menos. Este error afecta a gran parte de la población que sufre sobrepeso, y es que es una creencia antigua, que no llegamos a modificar. Es preferible para el organismo que no se creen huecos de ayuno ya que esto produce picos en los niveles de glucosa en sangre y además el cuerpo empieza a utilizar como energía las proteínas, no los hidratos de carbono y las grasas que son la principal fuente de energía para el organismo. Lo más importante, es desayunar de forma completa ya que es la primera comida del día tras bastantes horas de ayuno, por lo que debemos recargar el organismo de energía para afrontar la actividad diaria de forma adecuada.

Consume con frecuencia frutas y verduras, deben ser la base de nuestra alimentación ya que nos aportan gran cantidad de nutrientes necesarios para nuestro organismo, además de vitaminas y minerales necesarios para el buen funcionamiento de éste. Además su bajo aporte calórico hace de este grupo de alimentos, uno de los más interesantes si queremos bajar de peso. Eso sí, debemos acompañarlos del resto de grupos de alimentos de los que hablamos a continuación.

Debemos consumir una cantidad de hidratos de carbono que llenarán tu organismo de energía, si los eliges integrales, mucho mejor ya que aportan más fibra y son más saludables. Debes consumir cereales y granos enteros, como el arroz, la quinoa, el trigo si los consumes de forma entera, mucho mejor que en harinas refinadas.

Las proteínas deben formar parte de tu dieta también, y con ello no nos referimos únicamente a la proteína de origen animal, que es esencial para el correcto desarrollo celular de nuestro cuerpo, sino que debemos tener en cuenta el alto valor biológico de las proteínas de origen vegetal; como es el caso de las legumbres, que a veces quedan relegadas en las dietas porque pensamos que engordan mucho, pero no es así. Las lentejas nos aportan grandes cantidades de calorías, el problema es si las cocinamos con mucha grasa. Es por ello que puedes optar por hacer ensaladas de legumbres, que te aportan la proteína necesaria sin aportar las grasas presentes en los guisos. Con respecto, a la proteína de origen animal debemos escoger carnes magras, para no excedernos en el consumo de grasas, podemos optar por aves, que nos aportan menos grasa o carnes magras de ternera, cerdo, conejo,etc. El pescado debe tener una importante representación en nuestra dieta, ya que los ácidos grasos esenciales tienen un importante valor en nuestro cuerpo.

Por otro lado, y no menos importante se encuentran las grasas, que son esenciales para nuestro organismo, y no debemos eliminarlas de nuestra dieta, como hacen otras dietas bajas en calorías. Las grasas son fuente de combustible para nuestro organismo, y debemos elegir correctamente cuáles son las que nos interesan. Por ello, recomendamos siempre las grasas esenciales para el organismo presentes en los ácidos grasos Omega 3 y 6 del pescado o las nueces, grasas de origen vegetal como el aceite de oliva virgen o el aguacate. Este tipo de grasas son saludables y nos protegen frente enfermedades cardiovasculares.

Incorpora a tu dieta alimentos ricos en fibra, para ayudar a tu sistema digestivo y evitar problemas como el estreñimiento ocasional. Controla el consumo de sal, y trata de sustituir el azúcar por edulcorantes, ya que consumimos azúcares ocultos en gran cantidad de alimentos.

 

¿Qué no debo comer?

Es importante saber que no existen alimentos prohibidos, ya que todos los alimentos en su justa medida no te harán daño. Eso sí, trata de cuidar tu alimentación eliminando de tu dieta o consumiendo muy ocasionalmente productos precocinados, dulces, y grasas no necesarias para el organismo y que únicamente nos aportan calorías vacías de nutrientes.
Controla el consumo de salsas, grasas, azúcares, postres, dulces y alimentos procesados en tu dieta porque estos productos son ricos calorías vacías, en sal y en azúcares que tanto nos perjudican y no nos aportan nutrientes interesantes para nuestro organismo.

 

Hábitos de vida saludables y recomendaciones.

  • Come despacio, mastica correctamente los alimentos para facilitar las digestiones y que éstas sean más rápidas para que las toxinas se eliminen antes del organismo. Además el cuerpo, se sentirá saciado antes si comes despacio y masticas los alimentos mucho. Así comerás menos cantidad, y por lo tanto aportarás menos calorías.
  • Debes beber entorno a 2 litros de agua al día, para mantener el equilibrio hídrico del organismo y así ayudar a nuestro cuerpo a llevar a cabo su actividad habitual con normalidad. Además así evitaremos la retención de líquidos aunque parezca mentira, generalmente se produce retención de líquidos por falta de éstos. Mantener una hidratación correcta es primordial, ya que el organismo está compuesto de una alta cantidad de agua y precisa de ésta para llevar a cabo muchas acciones vitales de nuestro organismo. Además, evitaremos la deshidratación que es más común de lo que parece. Se aconseja beber agua, no zumos ni bebidas refrescantes ni nada por el estilo, ya que ese tipo de bebidas nos aportan grandes cantidades de azúcar que perjudican el estado de nuestro organismo. Puedes tomar tés e infusiones, y algún zumo, únicamente si es natural, nunca los envasados por las altas cantidades de azúcar que nos aportan.
  • Cocina los alimentos sin agregar muchas grasas, es preferible que cocines al vapor, a la plancha o al horno. No fritos, ni rebozados que llenan de calorías nuestros platos. Juega en la cocina y prepara tus platos a tu gusto, así sabrás todo lo que te aportan, además experimentarás el placer de comer cosas que has elaborado con esmero, y eso te gratificará.
  • Apuesta por los alimentos frescos de temporada y consigue llevar a cabo una dieta sin preocupaciones por encontrar ciertos alimentos que no resultan fáciles de adquirir. Puedes llevar a cabo esta dieta sin tener que invertir cantidades de dinero en complementos o suplementos alimenticios, ya que los productos naturales te proporcionarán todo lo que tu cuerpo necesita.
  • Haz ejercicio moderado de forma regular, lo que más te guste o te apetezca, desde largas caminatas, ejercicios aeróbicos, baile, salir a correr o montar en bicicleta; pero mueve tu cuerpo para quemar calorías y mantenerlo en forma. El ejercicio te hará sentir mejor física y psicológicamente.
  • Ajusta el aporte calórico diario de la dieta a tu gasto calórico para equilibrar la ingesta con el gasto calórico según tu actividad física.
  • No nos debemos olvidar de procurar un descanso de al menos 8 horas de forma ininterrumpida y placentera en el que nuestro cuerpo se recargue de energía para afrontar la actividad diaria.

 

Menú orientativo diario

  • Desayuno: Un vaso de leche acompañado de una tostada de pan integral con tomate rallado y aguacate y un zumo de naranja.
  • Media mañana: Un yogur desnatado.
  • Comida: Ensalada completa y un filete de pollo con verduras salteadas con arroz integral. Una pieza de fruta.
  • Merienda: Un biscote de pan integral con un trozo de queso fresco.
  • Cena: Revuelto de setas con un filete de atún a la plancha. Una pieza de fruta
  • Antes de dormir: Una infusión y dos nueces o almendras.

 

Las dieta balanceada es de las más saludables que existen, no conllevan ningún riesgo para nuestro organismo.

 

Valoración: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, Promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solve : *
26 − 7 =


Simple Share Buttons