¿Cómo elegir una dieta que se adapte a mi?

Las dietas, un estilo de vida.

 

dieta adaptada

Empezando por el principio, la alimentación ha cambiado mucho en los últimos cincuenta años, pero más lo ha hecho en los últimos veinte. ¿Por qué? La respuesta es sencilla, los cambios sociales, traen consigo muchos cambios en la vida de las personas y entre ellos, está la alimentación. A parte, del peso de las modas, que en torno a la alimentación también hacen estragos, la dieta cambia según cambian las costumbres sociales y los hábitos y rutinas de las personas. Si bien es cierto, la sociedad se ha visto modificada por gran variedad de factores como la inserción de la mujer en el mundo laboral y los horarios de trabajo, la cultura del esfuerzo y el trabajo.

Pero, ¿tanto ha cambiado la sociedad para que esto afecte a nuestras necesidades básicas como son la alimentación y el descanso ?, lamentablemente sí, hemos dejado que se alteren nuestras funciones básicas. No sólo ha intervenido el trabajo, también lo ha hecho el ocio, la forma de divertirnos.

Tenemos menos tiempo para cocinar, para hacer la compra, todo esto son excusas. Preferimos salir a cenar un día aunque sea por no preparar la cena, y lo hacemos en restaurantes de comida basura. Casi nunca llegamos a consumir las cinco raciones de fruta y verdura diarias, ¿cuál es el resultado? estamos sobrealimentados y mal alimentados a la vez. A esto le añadimos que cada vez sufrimos más de diabetes, sobrepeso, enfermedades cardiovasculares, etc.

Y es que hoy en día las familias llevan a cabo una dieta desequilibrada con un consumo exagerado de embutidos, preparados, quesos y derivados lo que se traduce en un exceso de grasas y proteínas de orígen animal. Además de ser una dieta monótona  que siempre incluye los mismos alimentos, a menudo precocinados que se consumen rápidamente que tienen un valor nutricional escaso y gran aporte calórico. De hecho, no hay ningún alimento malo, la cuestión está en no excederse en el consumo de ninguno y no superar las necesidades nutricionales de calorías. Es necesario equilibrar la alimentación con una actividad física saludable que nos haga quemar el exceso calórico.

 

Debido a estos cambios sociales son, cada vez más, las familias que optan por una alimentación saludable. La sociedad, en menor medida, pero cada vez en aumento; empieza a tener consciencia de la importancia de la nutrición y la dieta en la salud. Por ello, cada vez son más los adeptos a la alimentación vegetariana, la dieta mediterránea o incluso la dieta crudivegana. De entre ellas, ¿ cuál es la más saludable?

 

La dieta mediterránea se considera el mejor modelo nutricional, está basada en los cereales, el aceite de oliva, las frutas y verduras frescas y una cantidad moderada de carne, pescado y lácteos. El tema, es que nuestra alimentación cada vez se parece menos al modelo de la dieta mediterránea, porque nos excedemos en la pasta, el arroz y la carne. Este modelo nutricional tiene un efecto preventivo en enfermedades como la diabetes y la obesidad si consumiéramos las tres raciones de legumbres semanales que se aconsejan y no consumiéramos las seis o siete raciones de carne y pescado que consumimos, cuando no es necesario tanto. Otra variante parecida es la dieta ovolacteovegetariana que es muy similar a la dieta mediterránea pero eliminando la carne y el pescando, aunque sí consumen productos de origen animal porque consumen lácteos y huevos.

 

La alimentación vegetariana se basa en el consumo de cereales, legumbres, verduras y hortalizas frescas, así como frutas frescas o secas. Cada vez atrae a un numero mayor de la población, en torno a un 6%. Siempre se ha creído que no consumían suficientes proteínas, por no consumirlas de origen animal, pero las legumbres suplen todo ese aporte proteico sin problemas. Es más bien, un estilo de vida.

 

Por otro lado, encontramos la dieta crudivegana, esta es la opción más radical, es totalmente vegetariana, porque excluye la leche, los huevos y sus derivados y además hace referencia a cocinar lo mínimo posible los alimentos.

 

Como recomendación podemos concluir que la dieta mediterránea, llevada a cabo como se indica es la más equilibrada, aunque ninguna de las otras dos podemos decir que sean perjudiciales para la salud. Porque están estudiadas a nivel nutricional, y cumplen con las necesidades nutritivas de nuestro organismo. Si bien es cierto, lo importante es llevar a cabo una dieta equilibrada, que transmitiremos a nuestros descendientes como un modelo familiar para que la alimentación no se descuide en las generaciones venideras.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoraciones todavía)
Cargando…

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solve : *
24 + 20 =


Simple Share Buttons