Alergias Alimentarias – Intolerancia

alimentosLa ingestión de determinados alimentos puede provocar que nuestro organismo reaccione de forma adversa frente a los mismos, que no se toleren de forma adecuada, y por lo tanto constituyan un motivo de problemas de salud.

En primer lugar, hay que diferenciar dos conceptos distintos en función de la manifestación clínica de la persona:

 

 

  • Alergia a los alimentos: Proceso mediado mediante lgE frente a la proteína del alimento (alérgeno). Este fenómeno se caracteriza por aparecer de forma rápida tras la ingesta del alimento. El alérgeno provoca una serie de reacciones en cadena en el sistema inmunológico, entre ellas la producción de anticuerpos. Dichos anticuerpos provocan la segregación de sustancias químicas que producen varios síntomas clínicos como la diarrea, urticaria, eczema, picor, asma.. En este proceso la reacción causa-efecto es muy rápida por lo que las manifestaciones clínicas aparecen a las pocas horas de haber ingerido el alimento y no suele existir problemas para intuir que alimento ha sido el que te ha sentado mal.
  • Intolerancia alimentaria: Este proceso es muy difícil de diagnosticar mediante un cuadro sintomático habitual, ya que no se trata de causas directas sobre nuestro sistema, la reacción al alimento se hace esperar muchas horas o incluso días después de la ingesta. Los análisis clínicos comunes no suelen detectar que pasa con los anticuerpos IgG por lo que se requiere un estudio especifico. Este estudio consiste en obtener una muestra de sangre del paciente y mediante un método sofisticado se determina la producción de anticuerpos IgG (inmunoglobulina G) que el organismo desarrolla frente a un determinado alimento.

– Por tanto, es importante saber que una intolerancia alimentaria puede provocar en el organismo trastornos crónicos tales como:

 

Intolerancia alimentaria y obesidad
En personas obesas que no responden a los tratamientos habituales de adelgazamiento, se han experimentado pérdidas de peso, al eliminar de la dieta alimentos frente a los que se presenta una sensibilidad alta.

Trastornos gastrointestinales (50%)
Dolores abdominales, constipación, diarrea, hinchazón, síndrome de colon irritable. Es la patología que más induce a pensar en una intolerancia alimentaria.

Procesos dermatológicos (16%)
Acné, eczema, psoriasis, rashes, urticaria, picor.

Trastornos psicológicos (11%)
Ansiedad, letargia, depresión, fatiga, náuseas, hiperactividad (principalmente en niños).

Molestias neurológicas (10%)
Dolor de cabeza, migraña, mareo, vértigo.

Molestias respiratorias (10%)
Asma, rinitis, dificultad respiratoria. En ests casos se puede solapar con un proceso alérgico.

Otros ( menos del 5%)
Artritis, fibromialgía, articulaciones inflamadas.

 

 

– Entre el 20 al 30% de la población, sufre entre sus diferentes manifestaciones clínicas los efectos derivados de la intolerancia a diferentes alimentos. Esto no quiere decir que una patología de las citadas anteriormente sea consecuencia de una intolerancia, pero diferentes estudios han probado que en algunas personas si que puede influir en la exacerbación de los síntomas.

– En la práctica se realizan este tipo de estudio a partir de un muestreo de sangre donde se mide como reacciona cada alimento en nuestro organismo, actualmente se realizan tests que incluyen un estudio con más de 200 alimentos de la dieta típica mediterránea.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoraciones todavía)
Loading...
Comentarios
  1. camii
  2. MILO

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*