Acidez, hinchazón y estreñimiento durante el embarazo

acidez, hinchazón, estreñimiento embarazo
Tanto la acidez como, la hinchazón o el estreñimiento son molestias muy típicas durante el embarazo, a continuación os ofrecemos unos trucos para poder aliviar sus síntomas o incluso evitarlos.

En primer lugar el estreñimiento es un problema que sufren en torno al 50% de las gestantes  y tiene causas diversas como los cambios hormonales que se producen en esta etapa,  la lentitud de las digestiones que hace que se tarde más tiempo en eliminar las sustancias de desecho y por tanto aumentan las toxinas en nuestro organismo.

Los síntomas son dolor abdominal, malestar, hinchazón, e incluso hemorroides. Si es tu caso puedes consultar nuestro artículo sobre  Las hemorroides durante el embarazo.

 

Las recomendaciones que te ofrecemos para olvidarte de este problema son las siguientes:

 

  • Beber agua en torno a 2 litros diarios.
  • Practicar ejercicio durante al menos 45 minutos diarios (caminar, nadar, bicicleta estática, etc) dado que así se estimulan los movimientos intestinales.
  • Consumir mucha fibra (cereales y verduras de hoja verde como espinacas o acelgas).
  • No consumir fritos ni grasas que dificultan las digestiones.

 

Con relación a la hinchazón causado por los gases, el estreñimiento o por las lentas digestiones,  aparte de seguir las pautas para el estreñimiento, pues gran parte del problema desaparece cuando regulamos el tránsito intestinal y aparte toma nota de los principales consejos para evitar la hinchazón de estómago.

 

 

Por último la acidez de estómago que se agudiza a partir del segundo trimestre. Las causas son los cambios hormonales que hacen que las digestiones sean más lentas, por otro lado el útero ejerce presión sobre el estómago y este se comprime y hace que su contenido suba por el esófago. Otra causa, menos común es la inflamación del esófago; si crees que éste pudiera ser tu motivo consulta rápidamente con tu médico. Para evitar los ardores te aconsejamos:

 

  • Acostarte con la cabeza elevada.
  • Comer en cantidades pequeñas y repartidas a lo largo del día.
  • Evitar las comidas copiosas, grasientas.
  • Evitar los alimentos picantes.
  • Beber mucha agua durante todo el día.
  • Cenar alrededor de tres horas antes de dormir.
  • No consumir zumo de naranja para no favorecer la regurgitación de los ácidos.
  • Consumir lácteos y cereales disminuye la sensación de ardor.

 

En el caso de precisar medicación es importante indicar que no debes tomar ningún antiácido a base de aluminio es preferible consumir los formados a partir del calcio que además te beneficia en el desarrollo de los huesos del bebé.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoraciones todavía)
Loading...

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*